La carcoma o polilla de la madera

Una buena protección para madera en Mallorca debe pasar necesariamente por controlar las plagas de carcoma o polilla de la madera, cuyo nombre científico es de Hylotrupes bajulus, un cascarudo con forma de larva de apenas 30 milímetros de tamaño, pero que puede llegar a permanecer hasta diez años o más alimentándose de la madera.

En L’Artisan sabemos que son especialmente vulnerables a esta plaga las vigas, cumbreras y machimbre en los techos y columnas, porque prefieren las piezas leñosas a otros tipos de madera. Su detección en la fase principal de la plaga no es tan sencilla, pero en casos extremos son varios los síntomas que anticipan la infección de la madera por carcoma.

Estamos hablando de ruidos en la madera, sobre todo en horas nocturnas, que es cuando las larvas avanzan dentro de las galerías que realizan dentro de la madera, pero también orificios elípticos de unos 5 o 10 milímetros, sobre todo cuando las larvas ya se convierten en adultos, pero que pueden tardar varios años en aparecer, así como polvo de serrín si se clava algún objeto punzante sobre la madera, entre otros.

Dependiendo de la fase de la plaga, la protección para madera en Mallorca que aplicaremos los especialistas irá en función del objetivo. Existen métodos preventivos, que hay que realizar con anterioridad a la infección, como el pincelado, pulverización o inmersión, mientras que cuando lo que se busca es acabar con una plaga de carcoma ya extendida, los métodos serán la inyección natural, inyección por presión, tratamiento con gases o con calor/frío.